01 (477) 750 7293 info@medii.co
Ritalin  10mg Caja Con 60 Comprimidos

Ritalin 10mg Caja Con 60 Comprimidos

TDA/H

Precio más bajo

$ 345.00

Comparte:

Comparativa de precios

Farmacia Precio
Farmacias Guadalajara Farmacias Guadalajara $345.00
Benavides/Farmacias abc Benavides/Farmacias abc $396.50
Farmacias del Ahorro Farmacias del Ahorro $401.00
Farmacia San Pablo Farmacia San Pablo $411.50
Los precios que a continuación se muestran, deberán de tomarse únicamente como referencia, ya que los precios están sujetos a cambios periódicamente.

RITALIN

COMPRIMIDOS
Trastorno del déficit de atención con hiperactividad

NOVARTIS FARMACEUTICA, S.A. de C.V.

 

 

 

FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION:

Cada comprimido contiene:

Clorhidrato de metilfenidato ..... 10 mg

Excipiente, cbp ..................... 1 comprimido

 

INDICACIONES TERAPEUTICAS:

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH, DSM-IV): El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o ADHD (por sus siglas en inglés: Attention Deficit/Hyperactivity Disorder), se conocía anteriormente como “trastorno por déficit de atención” o “disfunción cerebral mínima”. Otros términos empleados para describir este trastorno de la conducta son: síndrome hiperquinético, lesión cerebral mínima, disfunción cerebral mínima, disfunción cerebral menor y síndrome psicoorgánico de los niños.

RITALIN® se indica como parte de un programa integral de tratamiento que incluye medidas psicológicas, pedagógicas y sociales tendientes a estabilizar a los niños que presentan un síndrome de trastorno de la conducta caracterizado por una distracción moderada a severa, breves períodos de atención, hiperactividad, inestabilidad emocional, e impulsibilidad. El diagnóstico se debe efectuar según los criterios del DSM-IV o de los lineamientos de la CIE-10. Pueden presentarse signos neurológicos (leves no localizados, problemas de aprendizaje y alteraciones en el EEG); pero también puede ser que no aparezcan, y el diagnostico de disfunción del SNC puede o no realizarse.

Consideraciones especiales para el diagnóstico del TDAH: No se conoce la causa específica de este síndrome ni se dispone de ninguna prueba diagnóstica. Para diagnosticarlo correctamente es necesario realizar un análisis multidisciplinario en el que se incluyan las partes médicas, neuropsicológica, pedagógica y social. Las características más comunes del trastorno son: antecedentes de breves períodos de atención, distractibilidad, inestabilidad emocional, impulsividad, hiperactividad moderada o severa, signos neurológicos leves y un EEG anormal. En algunos casos pueden presentarse dificultades del aprendizaje.

El diagnóstico debe basarse en la anamnesis y evaluación completa del niño y no solo en la presencia de una o más de estas características. No todos los niños con este trastorno necesitan tratamiento con fármacos. Los estimulantes no están indicados en los niños con síntomas inducidos por factores externos (en particular maltrato) y/o trastornos psiquiátricos primarios, incluyendo la psicosis. Es fundamental tratar estos casos en un ámbito pedagógico adecuado, siendo por lo general necesaria la intervención psicosocial. Cuando estas medidas resulten insuficientes, la decisión de prescribir un estimulante dependerá de la evaluación meticulosa de la severidad de los síntomas que presenta el niño.

Narcolepsia: Los síntomas son: somnolencia diurna, episodios de sueño inadecuados y pérdida repentina del tono muscular voluntario.

 

CONTRAINDICACIONES:

 

  • Hipersensibilidad al metilfenidato o a cualquiera de los excipientes.
  • Ansiedad o angustia, tensión.
  • Agitación.
  • Hipertiroidismo.
  • Arritmia cardiaca.
  • Angina de pecho grave.
  • Glaucoma.
  • Feocromocitoma.
  • Diagnóstico de tics motores o tics en hermanos.
  • Diagnóstico o antecedentes familiares de síndrome de Tourette.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

 

El nerviosismo y el insomnio son reacciones adversas muy frecuentes al comienzo del tratamiento con RITALIN®, que se pueden controlar con la reducción de la dosis o la omisión de la dosis vespertina o nocturna del medicamento.

La pérdida de apetito es frecuente, aunque usualmente pasajera. Son frecuentes los dolores abdominales, las náuseas y los vómitos; por lo general ocurren al comienzo del tratamiento y pueden aliviarse mediante la ingestión simultánea de alimentos.

Tabla 1.
Frecuencia estimada: muy frecuentes ≥ 10%, frecuentes ≥ 1% a < 10%; pocos frecuentes ≥ 0.1% a < 1%; raras ≥ 0.01% a < 0.1%; muy raras < 0.01%

Trastornos del aparato circulatorio y del sistema linfático:

Muy raros

Neutropenia, trombocitopenia, anemia

Trastornos del sistema inmunitario:

Muy raros

Reacciones de hipersensibilidad

Trastornos del metabolismo y de la nutrición:

Raros

Moderada reducción en la ganancia de peso en los niños que utilizan el medicamento por largos periodos

Trastornos psíquicos:

Muy raros

Hiperactividad, psicosis (algunas veces con alucinaciones visuales y táctiles), estado de ánimo depresivo

Trastornos del sistema nervioso:

Frecuentes

Cefalea, somnolencia, mareo, discinesia

Muy raros

Convulsiones, movimientos coreoatetósicos, tics o exacerbación de los tics existentes y del Síndrome Tourette, trastornos cerebrovasculares incluyendo vasculitis, hemorragia cerebral y accidentes cerebrovasculares

Trastornos de la vista:

Raros

Trastornos de acomodación visual, visión borrosa

Trastornos cardíacos:

Frecuentes

Taquicardia, palpitaciones, arritmias, variaciones en la tensión arterial y la frecuencia cardiaca (por lo general, incremento)

Raros

Angina de pecho

Trastornos gastrointestinales:

Frecuentes

Dolor abdominal, náusea, vómito, xerostomía

Trastornos hepatobiliares:

Muy raros

Disfunción hepática, desde aumento de las transaminasas hasta coma hepático

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo:

Frecuentes

Exantema, prurito, urticaria, fiebre, artralgia, alopecia

Muy raros

Púrpura trombocitopénica, dermatitis exfoliativa, eritema multiforme

Trastornos del aparato locomotor y del tejido conectivo:

Frecuentes

Artralgia

Muy raros

Calambres musculares

Trastornos generales y afecciones en el sitio de la administración:

Raros

Ligero retraso del crecimiento con el uso prolongado en los niños

 

Se han recibido reportes muy raros de Síndrome Neuroléptico Maligno pobremente documentado. La mayoría de estos reportes indican que los pacientes recibían, además, otros medicamentos. Se desconoce el papel que RITALIN® haya podido tener en esos casos.

 

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION:

 

Dosis: La dosis de RITALIN® debe ajustarse a las necesidades clínicas y respuestas particulares de cada paciente.

En el tratamiento del TDAH, se procurará que la administración del medicamento coincida con los periodos de mayor estrés escolar, conductual y social del paciente.

Se comenzará a administrar el medicamento en dosis pequeñas, que se irán aumentando cada semana. No debe sobrepasarse la dosis de 60 mg diarios.

Si los síntomas no mejoran con el aumento gradual de la dosis a lo largo de un mes, se interrumpirá la administración del medicamento.

Si los síntomas empeoran o si se manifiestan otras reacciones adversas, se deberá reducir la dosis o, si fuese necesario se deberá interrumpir la administración del fármaco.

Si el fármaco deja de surtir efecto mucho antes de anochecer podrían repetirse los trastornos conductuales o la dificultad de conciliar el sueño. Una pequeña dosis nocturna del comprimido normal RITALIN® o una dosis vespertina podría remediar el problema. La administración de RITALIN®debe interrumpirse periódicamente para evaluar la afección del niño. Es posible que los síntomas continúen mejorando cuando se descontinúe le medicamento temporal o permanentemente.

El tratamiento con el fármaco no debe, ni necesita, continuarse indefinidamente. Por lo general puede interrumpirse durante o después de la pubertad. En algunos casos los síntomas del TDAH pueden manifestarse en la edad adulta, por lo que el tratamiento con RITALIN® posterior a la pubertad podría ser benéfico.

Niños (de 6 años o más): La dosis inicial es de 5 mg una o dos veces al día (por ejemplo, con el desayuno y almuerzo) con aumentos semanales de 5 a 10 mg. La dosis diaria total se debe administrar dividida en varias tomas.

Adultos: La dosis diaria media es de 20 a 30 mg y se administra en dos o tres tomas separadas.

Algunos pacientes pueden requerir entre 40 y 60 mg diarios y otros de 10 a 15 mg al día. Los pacientes que no puedan dormir si toman el medicamento al anochecer deben tomar la última dosis antes de las 6 de la tarde.

Vía de administración: Oral.

 

PRESENTACIONES:

 

Caja con 30 y 60 comprimidos